Álex Miller

Edad: 43. Profesión: Ninguna. Relación con Rebeca: Hermano

 

Alex Miller

Alex Miller

Datos biográficos: ALEX es el hermano pequeño de Rebeca. Son de una familia bien de derechas,y han crecido con todo el privilegio y las ventajas de una familia adinerada. Colegios privados.Veranos en Inglaterra, Estados Unidos y Alemania. Club de campo. Clases de hípica, tenis, golf y vela. Palcos en Las Ventas, el Auditorio nacional y el Santiago Bernabéu. Contactos en las altas esferas de la política y los negocios. La familia entera asistió a la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag.

Sin embargo, las ventajas materiales con las que crecieron no han podido compensar las lagunas emocionales de su infancia. Un padre ausente y una madre fría que les dejaba al cuidado de misses, con quienes si quiera podían crear un vínculo emocional, pues se las cambiaban cada vez que a su madre le contrariaba el más mínimo detalle de algo que hacían. Aún así, el claro favorito de los dos niños siempre fue Alex, porque era monísimo y a él si podían sacarle a relucir frente a los invitados (no es que sintieran verdadero afecto por él, pero sí cumplía con las expectativas narcisistas de ambos progenitores). Rebeca, que era gordita y tremendamente tímida, estaba constantemente decepcionando a sus padres. Estos procuraban sacarla en público lo menos posible, mientras que a Alex le llevaban a todas partes. Para justificar esta clara discriminación, su madre, MARIA TERESA, se inventaba problemas estomacales de Rebeca y la dejaban en casa.

A pesar de esto, Alex es probablemente una de las pocas personas por quien Rebeca siente genuino afecto. Pero, ser el favorito de la familia no le sentó bien a este chico de carácter sensible. Desde muy pequeño percibía la vacuidad en el afecto que se le mostraba, pero al contrario que Rebeca quien decidió crear una vida “perfecta” para sí misma, él optó por la autodestrucción: desde muy joven empezó a consumir drogas y hasta los 35 años estuvo entrando y saliendo de centros de rehabilitación y desintoxicación, mientras que su familia contaba a los conocidos que “el niño” estaba de viaje. Desde hace unos años, sin embargo, Alex ha conseguido dejar su adicción a las drogas gracias a una nueva adicción: la espiritualidad y la iluminación. Si antes podía pasarse una semana sin dormir a base de estimulantes, ahora se puede pasar dos semanas sin comer a base de meditación. Este chico no hace nada a medias. Cada mes descubre un nuevo gurú que decide seguir o ir a visitar en un nuevo rincón del mundo.

 

Confiesa que te gusta

Álex Miller

Julián Villagrán
Julián Villagrán
Julián Villagrán
Julián Villagrán
Julián Villagrán