Amado Martín

Edad: 39. Profesión: No especificado. Razón para acudir a terapia: Ansiedad y fobia social causadas por haber ganado el bote del Euromillón.

 

Amado Martín

Amado Martín

Datos biográficos: AMADO se muestra como un tipo apocado, tímido y sobre todo fácil de manipular, porque aparenta estar tan preso de sus inseguridades que se agarraría a un clavo ardiendo con tal de que alguien le diga lo que tiene que hacer. Otra carta que juega bien es la del orgullo herido y la de la decepción. Aparenta ser muy sentido cuando alguien en quien confiaba le traiciona, o le ofende pensando mal de él. Y así con su pusilanimidad, sus ansiedades y sus brotes de eczema es como ha conseguido timar a una veintena de incautos en los últimos quince años. Eso sí, como todo buen timador, solo tima a aquellos que en realidad están intentando aprovecharse de él y de su estatus de macho theta.


En realidad, Amado es un tipo inteligente, avispado, muy observador y con un profundo conocimiento de la naturaleza humana. Desde pequeño tuvo olfato para distinguir quién se acercaba a él con buenas intenciones y quién con no tan buenas. Como había nacido a finales de año y sus padres trabajaban fuera de casa, Amado tuvo que ir a la guardería y al colegio siendo muy pequeño. En la jungla del recreo tuvo que aprender a manejarse con herramientas que no dependieran de su fuerza física. Así que aprendió a afinar el humor (es muy gracioso e incisivo) y la manipulación. Con los años, y después de la pérdida de amistades y alguna novia por culpa de este hábito de manipular para conseguir lo que quería, desarrolló un cierto sentido de la moral y dejó de aprovecharse de todo el mundo. Entonces decidió enfocar sus habilidades tan solo en aquellas personas que se lo “merecen”, y se “profesionalizó”.


Últimamente ha estado leyendo alguna reseña muy curiosa en Internet sobre una cierta terapeuta que atiende a sus pacientes por Internet y está casada con un empresario que parece tener la mano metida en todas partes. Así que Amado decide tirar la caña, a ver si algo pica...

Confiesa que te gusta