Andrés Vázquez

Edad: 38. Profesión: Teleoperador de línea erótica para mujeres mayores de 65 años. Razón para acudir a terapia: Está teniendo problemas con su pareja, porque ésta no entiende el compromiso que él tiene con su trabajo.

 

Andrés Vázquez

Andrés Vázquez

Datos biográficos: ANDRÉS es único. Ya de por sí no hay muchos teleoperadores de línea erótica que se especialicen exclusivamente en clientela femenina. Pero, es que Andrés es el único que se especializa en clientela femenina de más de 65 años. Y él considera que no por ser el único se puede permitir ofrecer un servicio de peor calidad, al contrario: debe ser el mejor. Ese es su lema: Sé el mejor. Siempre sé la mejor versión de ti mismo. Esfuérzate siempre por mejorarte… Bueno,esos son varios lemas, pero da igual, se entiende la idea.

En la industria ya es leyenda. Él es: El Susurrador de Ancianas. Lo cierto es que Andrés le gusta su trabajo, porque él, desde bastante joven se dio cuenta de que le atraían las mujeres de la tercera edad. No sabe porqué, pero es así. Cada uno tiene sus gustos ¿no? Y a otros no se les ocurre cuestionar porqué les gustan más las rubias que las morenas, o viceversa. Entonces, ¿por qué va él a cuestionarse su gusto o a privarse de estar con quien quiere estar?

Cuando tenía veinticinco años tuvo una novia de 68 años y desde entonces no ha mirado atrás. De hecho según se fue haciendo más mayor, su gusto fue madurando y hace mucho tiempo que no ha estado con ninguna mujer por debajo de los 75. Las mujeres de menos de 65 años le resultan inmaduras e insulsas, faltas de experiencias vitales y sobre todo sin esas ganas de vivir que da el estar cerca de la muerte. Andrés se formó como actor de doblaje, lo cual le ayudó a desarrollar las cualidades orales que luego le permitieron ser tan excelente en su profesión actual. En ésta cayó un poco por casualidad.

Los trabajos en su sector cada vez eran más espaciados y él se preguntaba si no tendría que encontrar otra fuente de ingresos, cuando el destino llamó a su puerta. Bueno, en realidad fue Andrés quien llamó. A su novia del momento, que estaba ingresada en una residencia. La conversación entre los dos fue subiendo de tono, pero entonces ella tuvo que ir al baño y en un arranque de demencia senil, se olvidó de que estaba hablando con él. Una de sus compañeras de residencia cogió el teléfono y Andrés, sin darse cuenta, acabó la conversación con ella. Y así comenzó todo. En cuestión de semanas se había puesto un número de línea 803, y recibía varias llamadas al día de las compañeras de residencia de su novia. Luego se corrió la voz dentro de varias residencias y… Andrés nunca tuvo que volver a preocuparse de encontrar nuevas fuentes de ingresos.

Desde entonces hasta ahora Andrés ha tenido varias novias. No porque él sea muy mujeriego, que no lo es, si no porque, bueno, cuando sales con alguien de cierta edad es fácil que no duren mucho tiempo. Hay malpensados por ahí que creen que es todo parte de un truco para conseguir que las ancianas cambien sus testamentos a favor de Andrés. Pero eso es una mentira maliciosa. Andrés jamás ha permitido que ninguna de sus novias o clientas le dejen absolutamente nada en herencia. Para él es esencial mantener la pureza del encuentro, tanto sexual como romántico con sus “damas”, como a él le gusta llamarlas. Ah, y otra cosa sobre Andrés, es muy aficionado a utilizar dichos populares y refranes para ilustrar lo que está expresando. Por desgracia, a menudo los confunde y acaba mezclándolos entre sí, o simplemente los parafrasea quitándoles el sentido. Algunos de sus favoritos son: “No por mucho madrugar, te despiertas más temprano”; “A todo caballo regalado le llega su San Martín”; “Al mal tiempo, pecho”; “Qué de viruelas hay en la vejez”, o “La cabra para el monte se va”. Sus damas encuentran esto tan encantador que jamás le corrigen, por lo que él lleva un par de décadas convencido de que no se equivoca. Quien lo va a encontrar un tanto irritante será Rebeca… Pero, bueno, la terapeuta y el teleoperador aún no se han conocido.

 

Confiesa que te gusta

M

Andrés Vázquez
Andrés Vázquez