Maritere Montijo

Edad: 75. Profesión: Ninguna. Relación con Rebeca: Madre.

 

Maritere Montijo

Maritere Montijo

Datos biográficos: Aunque Maritere es descendiente muy, muy lejana de una de las grandes familias de España (y Europa), ella siente cómo corre la nobleza por sus venas. Ha pasado toda su vida en un reducido círculo social privilegiado y no tiene el menor interés en conocer a nadie fuera del mismo. La única manera que alguien puede agraciarse frente a sus ojos es ganando mucho dinero. Aunque, por supuesto, el dinero nuevo es vulgar. Y además de dinero no se habla. Eso también es vulgar. Maritere es fría y distante por naturaleza. Se casó hace 50 años con Charles Miller, hijo de amigos Ingleses de sus padres, quien también tenía algún antecedente noble lejano. Charles era abogado para un prestigioso despacho británico en España y aunque el matrimonio podría haberse ido a vivir a Inglaterra, ambos disfrutaban de los lujos que se podían permitir en España con un sueldo inglés en libras esterlinas. Charles además tenía algo de dinero familiar que invirtió en propiedades en España (tiradas en ese momento) que con los años se hicieron muy valiosas.


Les costó quedarse embarazados por primera vez (aunque eso nunca lo admitieron en alto), y lo hicieron cuando ya habían pasado 5 años de matrimonio. Maritere dio a luz a Rebeca. Esto fue una terrible decepción para ambos, pues los dos querían un niño. Maritere siempre se preocupa de recordarle a Rebeca que su embarazo fue una tortura. En realidad, tuvo un embarazo fácil, pero como era la primera vez que se veía presa de emociones y sensaciones físicas inexplicables, a ella le daba la sensación de estar enferma. Cuando Rebeca tenía año y medio, Maritere se quedó embarazada de nuevo. Esta vez dio a luz a ALEJANDRO, el niño perfecto y sonrosado que la pareja había fantaseado tener. Desde el momento en que nació, Alex se convirtió en el favorito de ambos padres. A él sí podían a sacarle a relucir frente a los invitados. Rebeca en cambio, gordita, tímida y dada a los sarpullidos decepcionaba constantemente a ambos padres, quienes intentaban sacarla en público lo menos
posible. Para justificar los abandonos continuos, Maritere se inventaba que Rebeca tenía problemas estomacales y por eso no podían llevarla a ningún lado.


Años más tarde, cuando Rebeca se convirtió en una mujer de encantos y atractiva, mucho más de lo que nadie se esperaba, Maritere no dejaba de sorprenderse. Lo que más le asombra es que Rebeca haya acabado “cazando” a alguien tan estelar como Federico, cosa que no deja de recordarle siempre que puede a su hija. Cree que casarse con Federico es lo mejor que ha hecho en toda su vida.
Hace cinco años, Charles falleció de un ataque al corazón. En su testamento dejó el usufructo de la legítima de Alex y Rebeca a Maritere y hasta la muerte de ésta, por lo que ninguno tiene acceso directo al dinero del padre. Rebeca intenta con cierta frecuencia convencer a su madre de que les dé al menos parte de lo que les corresponde ahora, pero siempre fracasa en sus intentos. Mientras que Alex jamás lo intenta y su madre siempre le está mandando “ayudas”.


En el presente Rebeca y Maritere se evitan sin tener que esforzarse mucho. Hay un cierto grado de relación que mantener, porque ninguna de las dos querría ser tachada de mala madre o de mala hija, pero no hay verdadero afecto por parte de ningún lado. Las dos se tratan con un elevado grado de agresividad pasiva del que ninguna de ellas es consciente.

 

Confiesa que te gusta