Lo mejor de las carreras

El GP de San Petersburgo no decepcionó