Entrevista a Gina Rodríguez

"Es muy fácil entrar en 'Jane the Virgin'. Es divertida y dramática. Tiene escándalo, sexo y rock'n'roll, y es desenfadada y alegre, y necesitamos más retratos positivos de mujeres, y más imágenes positivas de los latinoamericanos".

¿Quién es Jane Villanueva?
G.R: Yo encarno a Jane Villanueva, una chica trabajadora y religiosa que se está guardando para el matrimonio. Y de repente, por un incidente de locos, le realizan una inseminación artificial.

¿Cuál fue tu reacción inicial al argumento de la serie?
G.R: Cuando leí por primera vez el borrador pensé "va a ser tronchante".

¿Qué distingue "Jane the Virgin" de otras series de televisión?
G.R: Es una nueva visión de una madre soltera. Un nuevo enfoque sobre las madres adolescentes. Y te da un punto de vista muy positivo y optimista, uno que creo que aún no se ha visto.

¿Crees que el público se identificará con [los personajes de] la serie?
G.R: Es muy fácil entrar en la serie, y es divertida y dramática. Tiene escándalo, sexo y rock'n'roll, y es desenfadada y alegre, y necesitamos más retratos positivos de mujeres, y más imágenes positivas de los latinoamericanos, creo yo.

Háblanos más de la conexión del público con la serie.
G.R: Es muy divertida. Hay muchos personajes que te apetece seguir, y los chicos sexis que tenemos serán un modelo con el que se identificarán los chicos, y luego hay mujeres de todas las edades, así que creo que hay algo para todo el mundo.

¿Es fácil identificarse con Jane?
G.R: Para mi Jane es una persona que tiene problemas, como los hemos tenido todos; Si te cuento mi vida, te parecerá una telenovela. Así que no me siento muy distinta de Jane, en cuanto a... Bueno, a mí nunca me han hecho una inseminación artificial, pero entiendo que todos pasamos por cosas, y tenemos altibajos en la vida, así que intento darle una base lo más firme posible, y espero estar a la altura de la estupenda historia de Jennie.

¿Por qué nos gustan tanto las telenovelas?
G.R: Yo creo que las telenovelas simplemente recalcan los dramas de la vida de la gente, y la forma en que estamos relacionados todos, y cada vida afecta las de los demás, y, sinceramente, creo que por eso nos gustan tanto en este país y en América latina, y pueden gustar a cualquier persona del mundo, porque son muy humanas. Conoces a alguien y piensas "espera, ¿cómo hemos...?" Y nosotros lo sabíamos, ha sido por tal cosa, "¿y qué? ¡Este mundo es un pañuelo!" Es un mundo muy pequeño. En las telenovelas ocurre justo eso: es un mundo muy pequeño.

¿Cómo describirías el enfoque de la creadora, Jennie Snyder Urman, sobre la telenovela?
G.R: Me parece que su forma de escribir es muy auténtica y natural, y creo que busca un estilo un poco más norteamericano, es como si rindiera homenaje a las telenovelas pero sin pasarse.

Háblanos más del estilo de Jennie Snyder Urman.
G.R: En la historia todos acabamos teniendo relación, aunque no sea directa, y las acciones y reacciones de cada uno afectan a los demás, como ocurre en la vida real.

¿Hasta qué punto es acertado el retrato de la familia latinoamericana que se ve en la serie?
G.R: A nivel cultural, yo nací en Chicago, y mi idioma es el inglés. El español es mi segundo idioma. En la serie, mi abuela me habla en español y yo contesto en inglés. Eso ocurre mucho entre los latinoamericanos de este país. Esa dinámica es exacta. Cuando lo leí pensé "esto es así. Es exactamente lo que está pasando. Así es justo cómo hablamos en nuestras casas, nuestros padres nos hablan en español y nosotros contestamos en inglés." Al fin y al cabo, somos estadounidenses. Así que esa dinámica es precisamente lo que está pasando en este país, y es algo que nunca se ha visto. Al menos, yo no creo haberlo visto nunca en televisión. Para mí es algo revolucionario, y estoy deseando que la gente lo vea, porque los chavales van a decir "eso me pasa a mí, soy yo. No quiero hablar español con mis padres. Sí, si tengo que hacerlo, lo hago, pero normalmente lo oigo, lo entiendo, y contesto en el idioma en el que me he criado".

Dinos algo más del retrato de la familia latinoamericana.
G.R: La relación de Jane con su madre y con su abuela refleja muy bien la forma de ser de los latinoamericanos en este país, cómo somos todos. Es una historia muy humana.

¿"Jane the Virgin" ofrece un punto de vista distinto sobre las madres solteras jóvenes?
G.R: Hay un aspecto de las madres solteras que creo que nunca se ha visto bien, que siempre se ha rehuido, siempre se ha condenado. Y ver a una mujer interpretar a una madre adolescente que decide hacer las cosas de una forma distinta es vivificante. Y creo que hay muchas mujeres por ahí que empatizarán con Andrea, que encarna a mi madre, y con su historia, la de una mujer que tuvo una hija siendo tal vez demasiado joven, decidió tenerla por motivos culturales, espirituales o éticos, pero aun así quiso vivir su vida y no sabía ser distinta, pero ofrece una vida estupenda a su hija y le da más oportunidades, y siempre la apoya.

¿Por qué es importante para Jane distanciarse de las decisiones que tomó su madre?
G.R: Para ser sincera, en todas las culturas los padres quieren lo mejor para sus hijos. Eso es así. Creo que, a nivel cultural, ese es el gran sueño. Venir aquí, trabajar y esforzarte para poder dar una vida mejor a tus hijos, y esa dinámica se ve entre la madre, la hija y la nieta, todas quieren una vida mejor y hacer las cosas de distinta forma.

¿Hasta qué punto es una obra coral "Jane the Virgin"?
G.R: Eso está clarísimo. Cada uno fue elegido por su talento, y todos somos protagonistas de la serie, todos somos estrellas, nos sentimos así. Somos un equipo, y estamos haciendo esto juntos por amor a la interpretación, y para rendir homenaje a una historia estupenda, y eso se nota, y me siento muy orgullosa y afortunada de poder hacerlo.

Háblanos más del reparto.
G.R: Creo que tengo mucha suerte de interpretar a Jane, pero es una serie muy coral. Como ya he dicho, somos un equipo, y todos los actores son muy fuertes.

¿Cuáles son las ventajas de que la serie esté ambientada en un hotel?
G.R: Estar en un hotel te permite una política de puertas abiertas, que entre y salga gente, que entren y salgan personas de la vida de Jane. Y las historias de todos los que se relacionan con Jane son buenas, todos tienen vidas propias. Jennie creó una historia para cada uno, y un pasado, hasta el punto de que puedes fijarte en cualquiera de los que se relaciona con Jane, y verás una historia llena de vida, brillante, colorida y preciosa.

¿Qué aporta Jaime Camil a su papel de Rogelio?
G.R: Jamie es un gran actor mejicano al que todo el mundo quiere, y ya veréis por qué, porque es muy auténtico y muy generoso.

Háblanos más de Jamie Camil.
G.R: Creo que está contento de validar nuestro proyecto ante la inmensa comunidad latina que le adora, porque decidió trabajar con nosotros, y nosotros nos sentimos muy afortunados, porque es un actor increíble y una persona estupenda, con un corazón tan grande como su sonrisa.

¿Qué aporta Jennie Snyder Urman a la serie, como creadora y productora ejecutiva?
G.R: Me encanta de esa mujer no sólo que sea brillante y su guión sea magnífico, y que sea una escritora estupenda, sino que elige el reparto pensando sobre todo en el talento. El talento. Todos los actores que ha elegido tienen talento y fuerza, y les apasiona el proyecto, y eso se nota.

Háblanos más de Jennie Snyder Urman.
G.R: Lo que me gusta de la forma de escribir de Jennie es que da mucha fuerza a esas preciosas historias femeninas, y a las relaciones entre mujeres, a esas relaciones que se ven en "Jane the Virgin".

¿Por qué atraerá a un público amplio "Jane the Virgin"?
G.R: Me encuentro con caballeros mayores que dicen "es desternillante. Cielos. Mi mujer y yo disfrutaremos viéndola". Y también me he encontrado con alguien de Malasia que dijo "Oh, en mi país les va a encantar esto". Y entonces piensas que es lógico, porque la guionista lo ha escrito con mucha humanidad. Y es una historia que podría ocurrirle a cualquiera, sea cual sea su color, su raza o su clase social.

¿Qué se siente, al haber tanta expectación por la serie?
G.R: Es muy emocionante que la gente nos apoye tanto. El público... las críticas que escriben... Creo que todos nos estamos volcando en la serie, así que es un alivio saber que los espectadores que la ven se identifican con la serie y les gusta.

¿Cómo es ser la protagonista de una serie?
G.R: Ayer tuve mi primera prueba de vestuario para la temporada 1 de "Jane the Virgin" y me hice una foto con uno de los vestidos que más me gustaban y pensé "bueno, está pasando de verdad. Te adoro, Jane." Y luego pensé "no olvides lo que sientes ahora, lo que sientes en este momento, dos semanas antes de empezar a grabar la temporada uno." Y si Dios quiere, y tenemos dos, tres o cuatro temporadas, quiero sentir lo mismo al principio de cada una, porque es una auténtica bendición.

Háblanos más sobre lo de ser protagonista.
G.R: Me esforzaré por hacerlo lo mejor posible. Voy a intentar representar a las mujeres, a todas las preciosas mujeres morenas.

¿Cómo describirías la dinámica entre Jane, su madre y su abuela?
G.R: La poca diferencia de edad entre mi madre y yo crea casi una amistad, y mi abuela es una matriarca, algo muy común, en realidad, en muchas culturas, creo yo, hasta en la norteamericana, que exista ese matriarcado, es como la reina Isabel de Inglaterra, así es mi abuela.

¿Por qué siente la abuela la necesidad de proteger a Jane?
G.R: Quiere tenerme dentro de una preciosa urna, sin que se rompa. Siente que fracasó con su hija, y quiere hacerlo mejor con su nieta, y eso también es algo natural, creo yo, en todas las culturas: pensar "yo hice algo que no quiero que hagas tú." Es de otra generación, piensa "quiero que tú lo hagas mejor, que logres más cosas, que tengas una vida mejor, que alcances tus sueños". Así es la dinámica de esa familia, y es muy, muy bonita. Me gusta mucho cómo la retratan.

¿Te han ayudado tus papeles anteriores en televisión y en el cine a preparar el personaje de Jane?
G.R: He tenido mucha suerte, he tenido un equipo estupendo que me ha apoyado y me ha abierto esa puerta, pero he trabajado en otras cosas con actores magníficos, y los he observado, muchísimo, porque creo que es muy importante. La experiencia es muy importante. He trabajado en cosas estupendas en televisión, pero éste es mi primer papel protagonista en una serie. Aunque he protagonizado películas, así que me siento cómoda, no me da miedo coger un guión y devorarlo, eso ya lo he aprendido, pero, evidentemente, siempre estoy aprendiendo más de los que me rodean, y ya veremos, a ver si puedo utilizarlo todo, ¿verdad?

¿Qué te ha parecido tener la oportunidad de estudiar en la compañía "Atlantic Theatre Company"?
G.R: En la Atlantic Theatre Company tuvimos a David Mamet, a William H. Macy, a Phylicia Rashad, dándonos clase. Phillip Seymour Hoffman, que en paz descanse, vino a enseñarnos también. Pudimos relacionarnos con muchísimos grandes actores que eran humildes, fuertes, con talento, equipados con sus propias herramientas, y nos decían "buscad las vuestras, descubridlas, aprended, leed, experimentad".

¿Hasta qué punto ha sido importante en tu vida el baile?
G.R: Bailo salsa desde los 17 años. Antes viajaba e iba a los congresos mundiales de salsa de todas partes. Y eso me dio fe en mí misma, me hizo pensar que podría dedicarme a algo artístico durante toda mi vida. Así empezó mi amor por el arte. Pero siempre he sabido que quería hacer reír a los demás, y llorar, y sonreír, y amar...

¿En qué te han ayudado y motivado tus hermanas mayores durante tu carrera como actriz?
G.R: Al ver a dos chicas mayores que habían salido del mismo sitio que yo, con unos comienzos humildes, construir el imperio de sus sueños... Mi hermana mayor, Ivelisse, lo hizo primero, yéndose a Nueva York para trabajar en "Salomon Brothers", que era lo que quería, y mi otra hermana, que es médico, luchó por llegar a eso, y yo he aprendido de su determinación. Aprendí a pelear, pero también aprendí que había que tener disciplina y esforzarse. Mis hermanas estudiaron muchos años para llegar donde están ahora, y se lo tomaron muy en serio. Pensaban que gastábamos dinero que no teníamos para que ellas tuvieran la mejor educación posible, para que pudieran alcanzar todo lo que quisieran. Yo me di cuenta de que el arte iba a ser un viaje algo distinto al de ellas, pero sabía lo que funcionaba, que era la disciplina, aprender y respetar a los que ha habido antes que tú.

¿Cómo ha ayudado a inspirar a otros tu trabajo con la organización latina "Inspira"?
G.R: "Inspira" ha hecho evolucionar mucho a los latinos, es una organización que da visibilidad a latinos importantes ante la comunidad, el país, esperamos que ante el mundo entero, porque se basa en la idea de... como he dicho antes, para mí tener hermanas que habían triunfado [antes que yo], que habían conseguido lo que consideraban el éxito, me hizo comprender que algunas puertas estarían cerradas, pero que tenía que buscar una que estuviera abierta, empujarla y esforzarme por entrar por ella. E "Inspira" hace eso demostrando a los jóvenes de todas las comunidades que no importa cuál sea tu nivel económico, si alguien puede conseguirlo, tú también puedes.

¿Qué mensaje darías a los actores jóvenes que intentan abrirse paso en este mundillo?
G.R: Yo no soy la típica niña de Hollywood, y estoy aquí, ¿no? Pues si yo he podido lograrlo, tú también puedes. Puedes hacerlo diez veces mejor".

Confiesa que te gusta