El Día Después (16/05/2016): Lágrimas azulonas

El Getafe dependía de sí mismo. No cumplió. Los miles de aficionados sufrieron con lo que se vivía en el césped y con lo que se cantaba en la grada.