Rivalidad histórica (1989)

La edición de 1989 fue testigo del duelo Prost-Senna elevado a su máxima expresión. Los pilotos de McLaren chocaban en la última chicane. Prost abandonaba su coche, mientras Senna se incorporaba a la carrera y cambiaba el alerón delantero para, finalmente, hacerse con la victoria. Poco le duró la alegría. Fue descalificado por usar la escapatoria de la chicane para reincorporarse. El título fue a manos de Prost.