Copa del Rey, el torneo del espectáculo