'Black Monday' T2. Los 'traders' ahora son traidores. Veda abierta

Movistar Series emite en exclusiva Black Monday, la dramedia de Showtime producida por Seth Rogen y protagonizada por Don Cheadle que cuenta cómo un grupo de ‘outsiders’ de las finanzas se colaron en el exquisito club de peces gordos de Wall Street para acabar destrozando el mayor sistema financiero del mundo.

PASES | ►Disponible Bajo Demanda

LOS AMIGOS AHORA SON ENEMIGOS. LOS ‘TRADERS’ AHORA SON TRAIDORES. SE ABRE LA VEDA.

Tras desbancar a Mo el mismo día del lunes negro, Dawn y Blair dirigen ahora el cotarro, pero empiezan a descubrir lo duro que es llevar la corona en la cabeza, especialmente cuando esa cabeza no hace más que girarse a comprobar si Mo vuelve para vengarse. Mientras tanto, él y Keith están demasiado ocupados escondiéndose de la justicia.

Protagonizan esta serie de Showtime: Don Cheadle (House of Lies, Iron Man) es Mo, quien al principio de esta nueva temporada se ve diferente… Ha cambiado el chip; Andrew Rannells (Girls) es Blair; Regina Hall (Black-ish, Insecure) es Dawn, el peso pesado femenino de la serie.

Esta temporada se incorporan Paul Scheer (Veep, Big Mouth, The Good Place) en el papel de Keith; Tuc Watkins (The Boys in the Band) como el congresista Harris; June Diane Raphael (Grace y Frankie) como su ultraconservadora mujer; Dulé Hill (Suits) como Marcus Wainwright III, presidente del fondo afroamericano de becas; y Patrick Fabian (Better Call Saul) como el gobernador Putnam, de Nueva York. Además, Ken Marino (Dice) continúa como uno de los hermanos Lehman.

Producida por Seth Rogen y Evan Goldberg (‘Juerga hasta el fin’, ‘Supersalidos’, ‘La fiesta de las salchichas’).

Dinero, cocaína y falta de escrúpulos en Wall Street (La Voz de Galicia)

Miedo y asco en Wall Street: Todo lo que debes saber sobre Black Monday

Black Monday: Hombreras, cocaína y desplomes en Bolsa (El País)

Black Monday: Los otros lobos de Wall Street (La Razón)

SINOPSIS

Wall Street, 1986. La explosión de las drogas, las negociaciones a gritos en los pasillos, las hombreras, los relojes Swatch, las luz fluorescentes... Todo es ego, dinero, hombreras y cocaína. Mo, Dawn y Blair forman un trío atípico. Unidos por el trabajo duro, la suerte y, sobre todo, el deseo de ganar muchísima pasta, no son precisamente los más exitosos de la firma en la que trabajan. Pero nunca se debe subestimar a un perdedor.

Como recién salido de una marmita de coca, Mo habla mucho, rápido y mal, pero cuando abre la boca no da puntada sin hilo. Negociador (manipulador) nato, aún no ha cerrado un acuerdo y ya está pensando en el siguiente y le gusta fingir que no necesita a nadie para ser feliz. Dawn es su alter ego, pero es mujer y afroamericana y, claro, estamos en los 80, así que prácticamente toda su energía la invierte en demostrar que vale para esto. Blair es un cerebrito recién graduado que acaba de entrar en la firma de Mo. Con cara de no haber roto un plato, su halo de inocencia lo convierte en la diana perfecta de todos los ataques. También en el marido perfecto de la hija de uno de los mayores inversores de Mo. El único ¿problema? es que es gay. Los tres forman un equipo imbatible, hasta que unas cuantas decisiones absurdas y una buena dosis de ego herido se lo carga todo a niveles que ni ellos esperaban.

Confiesa que te gusta