'Animal Kingdom', una familia peculiar en Movistar+

Movistar Series estrena el 1 de julio en exclusiva la 4ª temporada de Animal Kingdom, la serie basada en la película australiana del mismo nombre, que le valió una nominación al Oscar a Jackie Weaver y que cuenta la historia de una familia de criminales y la peligrosa dinámica interna que viven sus personajes dentro de este contexto que recuerda a Ray Donovan o Shameless.

PASES T4 | PASES T3 | PASES T2 | PASES T1 | #CompletaEnVoD

Cuidado con la familia (Ramón de España - Crónica global)

Echar humo (Ángel S. Harguindey - El País)

NUEVAS REGLAS, UN NUEVO ORDEN. ¿QUIÉN ES EL JEFE AHORA?

Vuelve el clan de los Cody. Cuarta temporada de la serie que se centra en el enfrentamiento entre Smurf (Ellen Barkin) y su nieto. ¿Hasta dónde llegará ella para defender –y recuperar- lo que considera suyo? ¿Se hará él con las riendas arrinconando a su abuela? ¿Estamos ante un “ha muerto la reina, que viva el rey”? ¿Qué papel jugarán el resto de miembros de la manada? En esta temporada se une al reparto la actriz de Bones Emily Deschanel.

Animal Kingdom es una serie basada en la película australiana del mismo nombre, que le valió una nominación al Oscar a Jackie Weaver, creada por Jonathan Lisco y John Wells (showrunners de Shameless, Southland y Urgencias) y protagonizada por Ellen Barkin (The New Normal, Melodía de seducción), actriz nominada a dos Globos de Oro, Shawn Hatosy (Southland, Alpha Dog, The Walking Dead),Scott Speedman y el joven Finn Cole entre otros.

LA FAMILIA PUEDE CONVERTIRSE EN UNA JUGOSA TRAMPA

Cuando su madre muere de sobredosis, Josh ‘J’ Cody (Finn Cole), un joven de diecisiete años, se ve obligado a recurrir a la única persona de la que su madre se ha encargado de apartarle toda su vida: su abuela. A Josh no le queda otra opción que llamarla, comunicarle que su hija ha fallecido y que necesita un lugar donde quedarse. Así, Janine ‘Smurf’ Cody (Ellen Barkin) acoge a ‘J’ en su casa, situada en una ciudad costera al sur de California. Allí Josh se encuentra con la realidad de un nuevo hogar, pero pronto descubre que más que una familia, los Cody forman un auténtico clan de criminales.

Cuando no están surfeando, bebiendo o drogándose, los Cody se ganan la vida a base de robos, chantajes y otros delitos cuidadosamente organizados. Baz (Scott Speedman) se encarga de planear y liderar los golpes, Craig es la fuerza bruta, el más duro y temerario de todos, y Deran es el benjamín del clan, más impulsivo. Detrás de todo, sin que nada ni nadie escape a su control, se encuentra Smurf. Como matriarca, ella es quien aprueba las jugadas y gestiona las ganancias. También quien cuida de todos y aporta el calor maternal, pero en el fondo es cínica, manipuladora y controladora, y no hay gesto, palabra o abrazo que no responda a un único objetivo: tener a sus cachorros controlados para su propio interés. La dinámica de la familia no sólo se ve alterada por la llegada de Josh, también por la vuelta a casa del mayor de los hermanos, recién salido de prisión. Impredecible, amenazante y territorial, Pope (Shawn Hatosy) siente que su regreso no es tan bienvenido como esperaba y busca recuperar su posición en la familia. Mientras observa y se adapta a las nuevas circunstancias, Josh no deja de estar alerta y se plantea si realmente quiere dejarse arrastrar por su nuevo entorno, con el riesgo que ello conlleva. Para Josh, la familia podría convertirse en una jugosa trampa de la que va a ser difícil salir.

En la segunda temporada las tornas cambiaron: la desconfianza hacia Smurf es cada vez mayor entre sus hijos, que se rebelan después de que un golpe se complique. En esta nueva estructura de poder, Baz y Pope toman las riendas del negocio organizando nuevos trabajos para pagar las facturas, mientras Craig y Deran, más reticentes, deciden ir por su cuenta. En medio de todo sigue Josh, observando y adaptándose, y pensando que quizá es hora de posicionarse o ser más listo que su familia.

En la tercera temporada, con Baz fuera del juego tras ser disparado y Smurf todavía entre rejas, el clan de los Cody se ha quedado sin un líder. Pero la matriarca de la familia lo tiene muy claro. Incluso desde prisión, Smurf todavía se las arregla para controlar y manipular a su familia y esta vez se va a servir del cachorro más voluble de la manada: el liderazgo debe recaer en J. Sin embargo, la estabilidad de los Cody se tambalea y la percepción en la ciudad es que empiezan a ser vulnerables. Lo que ninguno se espera, y mucho menos Smurf, es la repentina llegada de Billy (Denis Leary), el padre de Deran. Mientras Smurf trata de evitar que se desate el caos en su familia, la presencia de Billy genera aún más desconfianza entre sus hermanos a medida que se intenta ganar a su hijo. Lo que se presentaba como la solución a sus problemas podría convertirse en su peor error.

Confiesa que te gusta